Trabajo en equipo: aumenta tu productividad (I)

Trabajo en equipo: aumenta tu productividad (I)

Cuando 2+2 no son 4, sino 8

Las 4 “CO” imprescindibles para que el trabajo en equipo sea un factor que sume y no que destroce tu productividad.

Piensa en que ahora todo tiene dos ejes, el del proyecto común y el tuyo. Ellos dependen de ti y tú de ellos.

Compromiso, con el proyecto y con tu parte específica dentro de él.

Coordinación, todos trabajan en la misma dirección.

Cooperación porque la suma del trabajo de todos será mayor que el resultado del trabajo individual de cada uno.

Comunicación, todo lo anterior no valdrá de nada sin un buen entendimiento. Y eso implica un esfuerzo extra de todas las partes implicadas. Aquí ayudará el lenguaje asertivo, realizar comunicaciones claras y concisas, y tener presente que, lo que para ti está claro, puede no estarlo para los demás.

Si añadimos el Compañerismo, como el sentido de trabajar codo a codo con otras personas para lograr una meta, el trabajo en equipo será un éxito para ti.

Aplica estas claves en tu trabajo en equipo, ya sea en el trabajo, en la familia, en la comunidad de vecinos… y dime cómo te ha ido.

Puede que seas la persona más eficiente, la más productiva; si no sabes trabajar en equipo, llegará un momento en el que tu progreso laboral y personal, se verá afectado.

Tu lenguaje corporal moldea cómo eres Adopta un lenguaje corporal poderoso durante dos minutos y el resultado te asombrará

Tu lenguaje corporal moldea cómo eres

Adopta un lenguaje corporal poderoso durante dos minutos y el resultado te asombrará

¿Influye el comportamiento no verbal sobre cómo nos perciben los demás? Amy Cuddy mostró hasta qué punto lo hace en una de las conferencias de TED más vistas en el mundo: Your body language shapes who you are“.

Este artículo es un resumen y comentario de lo que ella explica. Sigue leyendo

Motivación: encuentra la inspiración en tres pasos

Motivación: encuentra la inspiración en tres pasos

No voy a ser capaz de hacerlo

Cuando salgas de tu zona de hábitos (aka zona de confort) a menudo te asaltará la idea de que no vas a poder mantenerte en ese nuevo camino que has elegido. El cuerpo y la mente reaccionan así al miedo al cambio que está arraigado en nosotros desde siempre. Estamos programados para temer a lo desconocido como una regla arcaica de supervivencia. Sigue leyendo

Utilizo cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entiendo que aceptas mi Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies