Internet: ¿Territorio Comanche?

Internet: ¿Territorio Comanche?

Según Pérez Reverte, “Territorio comanche es el lugar donde el instinto te dice que pares el coche y des media vuelta; donde siempre parece a punto de anochecer y caminas pegado a las paredes, hacia los tiros que suenan a lo lejos, mientras escuchas el ruido de tus pasos sobre los cristales rotos. El suelo de las guerras está siempre cubierto de cristales rotos. Territorio comanche es allí donde los oyes crujir bajo tus botas, y aunque no ves a nadie sabes que te están mirando”.

Ahora piensa en lo que se ha convertido Internet en los últimos años y dime: ¿no te parece Territorio Comanche cuando piensas en crear tu empresa en la Red? No hay guerra pero la competencia es brutal, cada día nacen, crecen y se reproducen miles de nuevos negocios y, desgraciadamente, las estadísticas nos dicen que la mayoría no consiguen salir adelante.

Pero se acabó de malas noticias, porque Internet también es el medio que más crece, como te cuento en este artículo que no puedes perderte.

Tu eBusiness puede ser de los que permanecen, la base de ese nuevo estilo de vida que buscas para tener más libertad, y no depender de los bandazos de la economía que te tienen con un pié dentro de tu actual trabajo y otro fuera. El secreto es conectar con tu público.

¿Mi público? ¿Qué público?

No creo que tengas intención de hacer la competencia a Apple o a Media Markt. Ellos tienen su público y tú vas a buscar el tuyo. ¿Cómo conectar? Antes tienes que saber quiénes son, definir tu nicho de clientes potenciales. Aquí no vale decir que son todos los que entran en Internet para aprender chino, hacer un viaje o comprar eBook. Tienes que depurar el concepto hasta que casi le veas la cara a ese posible comprador.

Dentro del mercado, identifica una necesidad que puedas solucionar con tu producto o tus servicios, cuanto más específica mejor. Por ejemplo si sabes chino y quieres vivir de eso, tu nicho podría ser:

Personas que buscan urgentemente aprender chino para los negocios, con conocimientos de inglés, que habitualmente usan Internet, con una capacidad de inversión de tantos euros, de 30 a 45 años… y así hasta sentir en carne propia su necesidad y cómo tu negocio es la mejor respuesta para darles la solución.

O quizás te interese más contactar con academias de idiomas que con el cliente final y que ellos impartan tu curso. O bien hacerlo a la inversa y contactar con consulados y embajadas para enseñar español a clientes que hablen chino y vengan a España por negocios. Como ves, es el cliente quien va a definir el resto de variables, desde los canales de comunicación al producto o servicio que ofrezcas.

Puede dar miedo usar este enfoque ‘láser’, como si nos quitáramos posibilidades de negocio desde el principio. Sin embargo es todo lo contrario, recuerda que estás en territorio comanche y para destacar tienes necesariamente que especializarte. Después, poco a poco, estando en contacto con tus clientes potenciales, deberás ir matizando, ajustándote lo más posible a la realidad. El emprendedor que permanece es el emprendedor flexible.

¿Ya sabes quién es tu cliente ideal? ¿Le pones cara? Cuéntamelo en los comentarios.

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizo cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entiendo que aceptas mi Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies