Tu lenguaje corporal moldea cómo eres

Adopta un lenguaje corporal poderoso durante dos minutos y el resultado te asombrará

Tu lenguaje corporal moldea cómo eres Adopta un lenguaje corporal poderoso durante dos minutos y el resultado te asombrará

¿Influye el comportamiento no verbal sobre cómo nos perciben los demás? Amy Cuddy mostró hasta qué punto lo hace en una de las conferencias de TED más vistas en el mundo: Your body language shapes who you are“.

Este artículo es un resumen y comentario de lo que ella explica.

Revisa tu postura, dice mucho de ti

Toma nota de la postura que tienes ahora mismo. ¿Estás tensa? ¿Con los hombros encogidos? ¿Las piernas o los brazos cruzados? ¿Encorvada? ¿Empequeñecida?

El lenguaje corporal no verbal es comunicación. Da información a los demás sobre nosotros y viceversa.

Mirad estas imágenes. Sin palabras.

lenguaje corporal

 

 

 

 

lenguaje corporal

Basándonos en el lenguaje corporal de los demás emitimos juicios y llegamos a conclusiones de forma consciente o inconsciente, a gran velocidad.

Interaccionamos a nivel no verbal y los resultados se hacen evidentes: nos sentimos atraídas por determinada persona, desconfiamos de otra o provocamos rechazo el alguien. A veces sin decir una palabra, otra a pesar de lo que se ha dicho.

Comportamiento no verbal poderoso

Tenemos tendencia a ignorar a la otra parte que está bajo la influencia de nuestro comportamiento no verbal: nosotras mismas.

Creemos que nuestra forma de ser y de pensar es la que dicta nuestro lenguaje corporal, aunque quizás también funcione en el sentido contrario.

Hoy vamos a verlo en las expresiones no verbales de poder y dominio. En la naturaleza están relacionadas siempre con expansión, con abrirse, con abarcar más espacio. Pero no solo en primates, también en humanos.

cobra

comportamiento no verbal primates

abel anton meta

 

 

 

 

 

Alzamos así los brazos cuando nos sentimos poderosos, aunque sea de forma temporal. Es una expresión universal como demuestra Jessica Tracy. En su estudio muestra que, tanto las personas que ven como las invidentes de nacimiento, hacen ese gesto cuando ganan una competencia física. Manos arriba en forma de “uve” y la cara algo alzada.

¿Qué hacemos cuando nos sentimos impotentes? Justo lo contrario. Nos cerramos, nos hacemos pequeñas. No queremos ni rozarnos con los demás.

lenguaje corporal tristeza

¿Y si funcionara en las dos direcciones? ¿Y si pudiéramos simular que somos poderosas y eso nos llevara a serlo?

Sabemos que nuestro lenguaje corporal influye en los demás, pero ¿puede definir lo que pensamos o sentimos sobre nosotras mismas?

Es decir, que el cuerpo cambie a la mente. Y cuando hablamos de mente, en el caso del poder, nos referimos a pensamientos, sentimientos y la fisiología que los componen. En concreto hablamos de hormonas.

Hay muchas diferencias entre los poderosos y los que no lo son. Una de ellas es el nivel de dos hormonas: la testosterona (hormona de la dominación) y el cortisol (hormona del estrés). Los líderes tienen alta testosterona y bajo cortisol.

Para comprobar si el comportamiento no verbal puede cambiar estos niveles Amy Cuddy hizo un experimento. Se pidió a dos grupos de estudiantes universitarios que adoptaran determinadas posturas durante dos minutos. No les dijeron que unas eran de poder y otras de debilidad, solo que se colocaran de determinada manera.

Posturas de poder

postura de poder postura de poder postura de poder

 

 

 

 

 

Posturas de debilidad

no verbal5 no verbal4 no verbal6

 

 

 

 

 

Midieron la variación de testosterona y cortisol antes y después de esos dos minutos. Los resultados son asombrosos porque la testosterona aumentó en un 20% en el caso de los que adoptaron posturas poderosas y disminuyó un 10% en los que su lenguaje corporal reflejaba debilidad. En el caso del cortisol disminuyó un 25% en el caso de los más poderosos y aumentó un 15% en los más débiles. ¡Y eso después de solo dos minutos!

Ese breve espacio de tiempo conduce a cambios hormonales que configuran el cerebro para hacerlo positivo, confiado, seguro. O bien, sujeto al estrés, indeciso, apagado.

Parece que las expresiones no verbales influyen en cómo nos vemos a nosotros mismos, no solo a los demás.

Tu cuerpo puede cambiar tu mente

Como mujer profesional te encuentras cada día en situaciones que implican dinámicas de poder. El cómo te sientas en ellas afectará directamente al resultado, te acercará más a lo que quieres conseguir o pondrá barreras.

Lógicamente no quieres que tu lenguaje corporal sea de debilidad o incertidumbre cuando hablas con un cliente potencial, con un paciente o un alumno.

Si te comportas de forma poderosa, como hemos visto en el estudio de Cuddy, tu cerebro responderá, aumentará la testosterona y disminuirá el cortisol. ¿Que no es algo natural en ti? Da igual, aparenta que sí. Durante dos minutos.

La próxima vez que tengas que hacer una entrevista de trabajo, un examen, hablar con un subordinado de su mal rendimiento, con un superior para pedir un ajuste de tu horario… pruébalo.

En lugar de empequeñecerte y bajar la cabeza, trata de colocarte en una posición de poder durante dos minutos. No, no digo que lo hagas delante de todos,  enciérrate en tu despacho, en baño, hazlo en el ascensor, en un sitio privado.

Alza los brazos, ábrelos, adopta las posturas de las fotos que hemos visto antes. Y no sientas que lo que haces es fingir, sino que estás sintiendo quién eres de verdad.

Tu mente es poderosa y tu cuerpo está aprendiendo a reflejarlo.

No estás simulando para lograr algo, estás simulando para transformarte. Para interiorizarlo y asumir una posición de poder que te ayude a estar en equilibrio y derribar barreras.

En los comentarios puedes compartir qué te parece el vídeo de Amy Cuddy, Your body language shapes who you are. Merece la pena verlo.

Si has probado los “Dos minutos”, ¿cómo te ha dio? ¿Te has sentido más poderosa?

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizo cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entiendo que aceptas mi Política de cookies

CERRAR