Lo positivo de empezar algo nuevo

Lo positivo de empezar algo nuevo

Al empezar a publicar en tu blog todo pueden parecer desventajas : casi nadie te conoce, te esfuerzas por crear buenos contenidos pero tienen poca repercusión, tienes la ilusión de estar estrenando algo pero quieres hacerlo con más gente a tu alrededor, te cuestionas mucho porque no ves respuesta.

Hoy vamos a darle la vuelta a estos argumentos para ver cómo sacar ventaja de un nuevo proyecto, como la creación de un blog.

1. Casi nadie te conoce

Cierto, y justo por eso te puedes permitir el lujo de ser muy cercana con tus primeras lectoras.

Saber qué las ha traído hasta tu “casa” y qué les haría volver es muy importante. Crear conexiones con estos primeros visitantes te ayudará a responder una pregunta clave:

¿Qué quieren saber mis lectores?

He visto blogs muy visitados que han deshabilitado los comentarios porque ya no podían dedicarles tiempo. Eso no va a pasar al iniciar tu blog. Al contrario: asegúrate de que tus lectores pueden contactar contigo registrándose, por email y en los comentarios.

Además, ponte como norma contestar siempre. Por experiencia sé que eso crea vínculos, y un lector puede convertirse en tu mejor embajador.

2. Estás de estreno… pero muy sola

Tienes esa energía especial y única. Seguramente te has lanzado a un proyecto que lleva tiempo en tu cabeza y ahora se está materializando, pero tienes poca audiencia. No hay casi testigos de esos primeros pasos que has dado y que tanto significan para ti.

Documenta y vive a fondo esa ilusión, después la echarás de menos. Cuando tu proyecto crezca ya no tendrás tiempo para paladear la alegría de haber publicado tu primer post sobre ese tema que fundamental.

Pero, ¿cómo canalizar esa energía creadora si no te visitan miles de personas todavía?

Aprovecha para poner unas bases firmes. Las bases de ciertos aspectos que tendrás que dominar aunque tu proyecto acabe teniendo poco que ver con lo que ahora estás empezando (esto te lo amplío en el punto siguiente).

Por ejemplo:

  • elige y aprende a usar un buen gestor de correo
  • aprende a hacer podcast y dales un lugar en tu blog
  • crea tu canal de Youtube
  • escribe tu Manual de Estilo
  • valora tu presencia en la Redes Sociales, dónde quieres estar y en qué momento

Y además, la ilusión de los estrenos es contagiosa. No lo olvides. Si lo reflejas en tu blog los lectores lo notarán y volverán.

3. Es el momento de equivocarte

Sí, has leído bien. Nadie nace sabiendo. Una cosa es tener en mente un proyecto y otra cosa es hacerlo una realidad. Muchas veces no tienen mucho que ver.

La realidad te va a obligar a darle forma una y otra vez a tu idea. Por eso es bueno empezar con poca audiencia, ese tiempo te va a permitir probar las diferencias entre la teoría y la práctica.

Deja que tu pequeña audiencia tome parte en esta etapa: escuchando sus sugerencias, preguntando en qué les puedes ayudar, estudiando la respuesta a lo que vas construyendo.

Asume que vas a tener que hacer cambios, por eso será mejor hacerlos con información de los usuarios, de tus lectores.

Imagina que tengas que corregir el enfoque de tu proyecto cuando ya está asentado. Será más difícil. Aunque hacer ajustes es necesario en cualquier fase, siempre será mejor equivocarse, cambiar de rumbo, meter la pata, volver a empezar, cuando estás en las primeras fases.

Te aseguro además, que tu pequeña audiencia será más comprensiva de lo que puedas sospechar.

4. Solo sé que no sé nada

Por muy claro que tuvieras tu proyecto, no hay nada como empezar a publicar para darte cuenta de que tienes lagunas de conocimiento. O bien que no son lagunas pero no sabes compartir la información, la formación, que tienes.

Creías que sí eras una autoridad en “lo tuyo” y ahora piensas que no es así.

Esto es genial porque puedes prepararte, dar forma a tus conocimientos, organizarte, buscar las herramientas que más se ajustan a tus necesidades, etc. Por ejemplo Evernote, Trello.

¿Se te ocurren preguntas? Aprovecha y crea una sección de Preguntas más frecuentes y publica las respuestas que has encontrado y que puedan ser útiles a tus lectores.

Hazte una lista de post, solo los títulos o la temática que quieres tratar. Ya irás profundizando poco a poco.

Busca páginas de fotos sin copyright, lee mucho (blogs, libros), investiga a la competencia, visita los blogs de los influencers de tu sector.

Es el camino para ser una autoridad, dicho en el sentido de ser una persona que aporta contenido de calidad en determinado tema.

En resumen, al iniciar tu proyecto puedes pensar que es una fase tristona y gris, solitaria, frustrante. O bien, aceptarlo como una época de aprendizaje apasionante, de mucha ilusión, de cambios y ajustes que te acercan a un proyecto más conectado con la realidad.

Es tu elección. Yo ya he hecho la mía y te aseguro que no es la primera. ¿Cómo lo ves? ¿Estás empezando tu proyecto? ¿Te sientes sola? Cuéntame tu experiencia en los comentarios o por email a eva@empresariame.com.

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizo cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entiendo que aceptas mi Política de cookies

CERRAR