Motivación: encuentra la inspiración en tres pasos

Motivación: encuentra la inspiración en tres pasos

No voy a ser capaz de hacerlo

Cuando salgas de tu zona de hábitos (aka zona de confort) a menudo te asaltará la idea de que no vas a poder mantenerte en ese nuevo camino que has elegido. El cuerpo y la mente reaccionan así al miedo al cambio que está arraigado en nosotros desde siempre. Estamos programados para temer a lo desconocido como una regla arcaica de supervivencia.

Ser empresaria puede dar miedo, es verdad. Elegir ser diferente va en contra de lo que nos han enseñado: mejor mantente con el grupo, “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. ¡Vaya falsedad! Seguro que todas tenemos en mente a personas que han roto con lo establecido y están orgullosas de su nuevo estilo de vida, de cómo realizan su trabajo y de los sueños que han realizado precisamente por elegir ser ‘transgresoras’, por romper los esquemas de siempre.

Frente al pensamiento ‘No voy a ser capaz de hacerlo’ tienes dos opciones:

  • Aceptarlo y quedarte como estás aunque eso te frustre.
  • Hacerlo y probarte si eres capaz o no.

Si eliges la segunda opción, tenga el resultado que tenga, habrás dado un paso de gigante en tu desarrollo personal y profesional. Además, seguro que ya lo has hecho antes, no tienes más que recordar. Entonces, ¿por qué ahora estás estancada y no te atreves a decir que Sí vas a ser capaz de hacerlo?

La importancia de la motivación

Actuamos movidos por nuestros valores, nuestras creencias a menudo de forma inconsciente. Por ejemplo, puede que le des mucha importancia a lo que los demás opinen sobre lo que haces. Esto te va a pesar en el momento en que decidas emprender o guiar tu empresa con unos estándares que se salgan de los habituales.

A pesar de la importante presencia de internet en nuestra sociedad, sigue sonando muy marciano (incluso para expertos en venta ‘tradicional’) cuando cuentas que tu empresa está en la Red y que el grueso de tu trabajo es con las personas que se han suscrito a tu blog. Si te paras a escuchar esas opiniones y dejas que te influyan acabarán en un círculo de dudas, búsqueda de aceptación y falta de respuestas válidas para ti que no te conviene.

Aquí aparece la motivación. Conozco a empresarias y emprendedoras cuyo entusiasmo por su proyecto es tan palpable que se contagia. Y así debe ser.

Tu proyecto tiene que ser altamente motivante. Crea un proyecto que te encante, que te permita reflejar quién eres y lo excelente de tu trabajo. Al principio no sabrás definirlo completamente, pero no te preocupes porque mientras avanzas irás viendo qué ajustar para que te guste aún más.

Que no te engañen, hacer realidad tu sueño no tiene por qué acabar con el sueño. Cada fase que llevas a cabo te enseña a depurar y mejorar tu visión, solo tienes que ser flexible y seguir adelante motivada.

Inspiración: un, dos, tres.

  1. Trabaja duro para crear y mantener un proyecto inspirador, tienes mucho que ofrecer así que empieza por creértelo. Y cada día dedica un tiempo a realizar actividades que te motiven: leer, ver vídeos, hablar …
  2. Rodéate de personas que compartan tu forma de entender la vida y la empresa. Cada vez somos más. Si no es personalmente, usa sus blog y foros para contactar con ellos y comprobar que no tienes nada de marciana.
  3. Busca la guía de alguien que ya haya pasado por ahí y esté dispuesto a compartir su experiencia. Es muy importante tener un mentor o mentora que te ayuden, no tienes por qué hacerlo todo sola.

Tú qué haces cuando te bloquea el pensamiento de que no vas a ser capaz de llevar a cabo tu proyecto. ¿Tienes alguna sugerencia que hacernos? Me encantaría leerlo en los comentarios.

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizo cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entiendo que aceptas mi Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies