Por qué tienes que crear un blog

Por qué tienes que crear un blog

¿Ya eres bloguera?

Puede que seas la orgullosa propietaria de alguno de los más de 200 millones de blogs que hay. Si es así, enhorabuena. Si solo es un proyecto al que le tienes ganas, estás en el sitio adecuado para que se convierta en realidad.

Fue en 1997 cuando David Winer escribió el primer post de la historia. Como lo oyes. Hay un primer post y se publicó en Scripting News, una bitácora tecnológica y política.

En menos de 20 años tener un blog casi se ha añadido como un requisito a la famosa frase de José Martí:

«Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro».

Mi blog, la sede de mi empresa

La oferta actual sobre tipos de blogs cubre todos los gustos y necesidades. Puede que lo más difícil al empezar sea no sentirte abrumada y saber elegir entre ellas la que más se ajuste a lo que quieres publicar.

Ya sea que escribas sobre un tema que te guste, aunque sin intención de que sea más que un hobby, o que tengas un blog de empresa para que dé visibilidad en internet a tu negocio, estoy segura de que te mueve la pasión por compartir.

Te sientes inspirada, quieres hacer llegar un mensaje, informar, poner algo interesante en negro sobre blanco. Es algo que compartimos los blogueros de todo el mundo: la pasión.

Si quieres que tu empresa tenga presencia en internet mi recomendación es que crees, diseñes y escribas tu propio blog. Que lo conviertas en el buque insignia de tu marca.

No necesitas una página web estática, a no ser que seas una empresa grande que tiene obligación de facilitar un tipo de información muy concreta. Pero si eres empresaria de una pequeña pyme o empresaria sola o emprendedora, eso no es lo tuyo.

Hazte bloguera de las que permanecen.

Para lograrlo tienes que tener en cuenta algunos factores básicos. Voy a hablarte de ellos pero no dejes de leer el blog porque este artículo es el primero de una serie con mucha información sobre cómo crear tu blog y mantenerlo.

¿Qué lee la gente para la que escribo?

No todo el mundo es tu público potencial. El producto o servicio que ofreces, el precio, la forma de venta, etc. determinan en buena parte a quién debes escribir.

Lo ideal es que te centres en solucionar UNA necesidad específica que tiene determinada gente.

En mi caso, me dirijo a pequeñas empresarias que quieren que su negocio tenga una presencia importante en internet.

Por eso tienes que preguntarte cómo es tu cliente ideal, darle forma muy ajustada, pensar qué necesidades tiene y para cuál de ellas vas a ofrecer una solución. Es el famoso ‘dolor’ del cliente, seguro que has oído hablar de él.

Todos los hemos sentido, cuando tenemos un problema concreto, que nos duele, agradecemos mucho que alguien esté al otro lado y nos dé la respuesta que buscamos.

Eso puedes hacerlo desde tu blog, escribe pensando en tu cliente ideal, en lo que le molesta y le complica la vida y en cómo, desde el diseño hasta la última parte del contenido, vas a esforzarte en mostrarle que tú eres esa solución que necesita.

Quiero ser la dueña de mi trabajo, no lo regalo.

Si tienes un blog de empresa seguro que te sientas durante horas cada semana frente a la pantalla para crear contenido del bueno.

Habrás leído que la calidad es un factor diferenciador, por eso te esfuerzas en dejar claro al lector potencial que sabes de qué hablas, que en tu blog no caben las chapuzas.

Y haces bien… pero no lo regales a las plataformas de blogging gratuitas o a la Redes Sociales.

Tanto Bloguer como WordPress tienen una opción que te permite crear tu blog sin invertir un euro. Son una buena elección en algún caso, pero no te las recomiendo nunca si escribes en un blog de empresa.

¿Por qué? Porque el contenido de tu blog gratuito es suyo, de Bloguer o WP. No tuyo.

¿Por qué tampoco es recomendable publicar solo en las Redes Sociales. Por lo mismo, tú no eres el dueño.

Puedes leer más sobre este tema en otro artículo que escribí Cómo ser el amo de tu eBusiness.

Es muy barato comprar un plan de alojamiento para tu web. Lo encuentras, por ejemplo en Hostgator, a partir de 70$ anuales.

Así serás la dueña de lo que escribas y no tendrás que estar pendiente de los cambios de normativa de la Red Social de turno o de si no cumples alguno de los estándares de la plataforma gratuita y te borran tu trabajo.

Maquíllate, o dicho en lenguaje bloguero, compra una plantilla que te permita crear un blog a tu gusto. Las gratuitas están muy bien de precio (mejor imposible) pero tienen sus limitaciones y tú no quieres empezar así.

Mi blog está escrito con una plantilla de Elegant Themes que se llama Divi. La política de precios que tienes esta empresa es interesante, desde 69$ anuales puedes usar cualquiera de las 87 plantillas que tienen. En otro post te hablaré, pronto, de Elegant Themes.

Calidad, lo mejor para mi blog.

Entre 200 millones o más : ) hay suficientes blogs del montón. El tuyo no lo va a ser.

Parece que lo oigo: pero es que no soy una experta, ni tengo tiempo para escribir un blog, estoy atascada al principio así que no quiero ni saber lo que vendrá después.

Es cierto, hacer que un blog sea un espacio primordial para mostrar tu marca, para ser la sede de tu empresa, es difícil. Requiere tiempo y mucha dedicación.

Pero no te desanimes porque lo puedes conseguir. Ya he comentado que no te puedes apoyar solo en la pasión por lo que haces.

Es un proceso de aprendizaje que tienes que abordar con humildad también. Porque te vas a equivocar, no en una sino en bastantes cosas. Aunque cada vez tu idea se irá perfilando más, con la ayuda inestimable de tus lectores si tienes suerte, y culminarás tu proyecto.

Quizás no como habías pensado. Es posible que escribir un blog te lleve por caminos con los que no contabas. Este es un motivo más para empezar a hacerlo cuanto antes.

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizo cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entiendo que aceptas mi Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies