¿Te gustaría invertir en ti sin sentirte culpable?

¿Te gustaría invertir en ti sin sentirte culpable?

En pleno siglo XXI seguimos repitiendo esquemas heredados sobre la culpa. Sí, hablo de nosotras, las mujeres. Nuestra sociedad ha cambiado radicalmente en los últimos cien años, aunque gran parte de esos cambios no se hayan interiorizado todavía.

Un ejemplo: el pensamiento heredado de que consigues tu felicidad a través de la felicidad de los demás.

Otro: tu rol como mujer implica que tienes que saber atender tu vida familia familiar y laboral automáticamente, sin desmayo y pagando el precio que sea.

Para las mujeres empresarias es casi inevitable convivir con el sentimiento de culpa, una losa pesada e inútil que no nos aporta nada. Al contrario.

Vamos a hacer una pequeña prueba, a mí me pareció divertida porque es muy sencilla pero deja claro lo que acabas de leer:

respira hondo, toma conciencia de tus hombros (se suele acumular mucha tensión en esa zona), piensa en la última vez que te has sentido culpable (puede que solo haga diez minutos), analiza qué lo ha motivado. Seguramente será algo similar a las situaciones de esta lista:

  • Has dicho que no a alguien de forma justificada (justificada para ti).
  • Has dicho que no vas a hacer algo por tu pareja, tus hijos, tus padres… porque realmente no quieres o no puedes hacerlo.
  • Te has acordado de algo que no hiciste perfectamente en tu trabajo a pesar de que solo tú te exiges esa perfección.
  • Te has tomado una hora para ti a pesar de que alguien cercano te había pedido que le acompañaras a hacer algo que podía hacer perfectamente solo.

Céntrate en esa culpa tóxica, empújala fuera de tus hombros. Ya no pesa. Y respira hondo de nuevo.

En mi caso creo que me quité una tonelada. Identifiqué buena parte de los ‘disparadores de la culpa’ que inconscientemente me empujaban a sentirme mal. ¿Te ha pasado algo similar? ¿Sientes menos peso sobre tus hombros? Eso es muy agradable.

Tu trabajo determina tu estilo de vida. Mentira.

Es al revés: tu estilo de vida es lo que determina tu trabajo. Te lo explico.

Seamos honestas, si estás leyendo este artículo es porque quieres emprender o porque tu pequeña empresa no funciona como quisieras, con los mil matices que quieras añadir. Y es genial que tengas ese deseo de mejorar. Eso te hace diferente de mucha gente que se conforma, te hace especial.

Los verdaderos cambios solo se consiguen si dejamos de repetir las cosas que hacíamos. Por eso, para que tu empresa mejore tienes que plantearte de nuevo tu estilo de vida.

Para realizar tu proyecto vas a tener que pensar primero en cómo es tu día a día e identificar lo que te está frenando como persona. Y ya que hoy hablamos de que la culpa puede llevar a que te niegues lo que mereces, ¿por qué no aceptar que el estilo de vida es lo que determina cómo te vas a desempeñar en tu trabajo?

Invierte en ti sin límites

Dice Bill Gates que “hay dos grandes fuerzas en la naturaleza humana: el interés propio y el cuidado de los demás”. Lo mejor es cuando logramos que ambas fuerzas se complementen de forma equilibrada.

Como empresarias tenemos intereses propios que defendemos. Es la única forma de que nuestros negocios cumplan su función, económica y de realización. Esto nos obliga a organizar tareas, calendarios, a priorizar actividades.

Cuando no estás dando la imagen profesional que deseas (tu aspecto, el aspecto de tu negocio, el trato relajado con tus clientes, la calidad de tus productos o servicios, etc.) ha llegado el momento de que te preguntes si estás invirtiendo en ti lo suficiente. Puede que hayas situado tu interés propio detrás del cuidado de los demás. Retrocede y reflexiona.

Te cuento cómo invierto en mí (en mi estilo de vida) y eso se vuelca siempre en mi empresa: hago deporte, apago la televisión, leo por diversión y por inspirarme, veo vídeos de TED, paso tiempo de calidad con mi familia, veo a mis amigos aunque sea por Skype, me río, medito, realizo cursos que me enriquecen, toco el piano. Casi todo gratis y todo sin sentirme culpable.

¿Quieres que tu proyecto salga adelante? ¿Estás muy cansada de cierto peso sobre tus hombros que no tendría que estar ahí? ¿Estás dispuesta a trabajar en ti para que se refleje en tu empresa?

Si quieres añadir, puntualizar, contar tu experiencia, deja un comentario. Me encantará leerlo.

 

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizo cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entiendo que aceptas mi Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies